Los puntos claves de la planificación empresarial

Continuamos con nuestra serie de entregas destinadas a comenzar el 2021 con una buena planificación. En esta nota hablamos de la importancia de comprender a tu público, sus concepciones, evaluaciones y percepciones, a la hora de planificar. 

Sin embargo, en esta oportunidad, abordaremos algunos puntos claves de la planificación empresarial. Nuestro deseo es que puedas tener un año a la altura de tus mejores expectativas.

Vamos por lo primero. Hay elementos insoslayables en el camino de conseguir que un proyecto prospere. Estos son: la claridad de los objetivos fijados, el enfoque y la disciplina.

Tener objetivos claros es una necesidad. Si esto no sucede, entonces, aparecen los desvíos y se comienza a desperdiciar energía en cosas que no aportan a la permanencia en el mercado.

El enfoque, por su parte, hace referencia a otra necesidad empresarial, la de fijar las prioridades y trabajar intensivamente en ellas. De ese modo los recursos se gestionan eficientemente.

Por último, la disciplina. Porque si bien lo anterior es innegociable, son cosas (la claridad de los objetivos y el enfoque) que no bastan por sí mismas. Contar con una hoja de ruta clara pero no abocarnos a cumplir las cosas propuestas vuelve inútil todo lo planificado. Disciplina significa mantener firme la intención de concretar aquello que nos hemos propuesto para el futuro. Se planifica para crear cosas, para concretar las ideas. Un plan de marketing, en definitiva, es una herramienta que ayuda a que una empresa concrete las dos primeras características de un proceso comercial exitoso, la claridad de propósito y el foco de lo que debe hacer.

Ahora bien, consideramos importante destacar la relevancia de planificar para las pymes. Un plan de marketing puede orientar a las pequeñas y medianas empresas a encontrar a sus clientes y a satisfacerlos en las cuestiones que ellos más valoran. 

Planificar es reflexionar sobre la realidad. Un plan constituye la línea central del recorrido que conduce hacia los objetivos propuestos. Eso significa enfrentarnos a obstáculos, muchas veces inesperados. Por eso la dirección que tomamos es irregular. Ante esa consideración, tener una guía evita desesperaciones y extravíos cuando los problemas aparecen. Y los problemas siempre aparecen.

Lo decíamos en entregas anteriores, la inspiración y creatividad deben estar al servicio del contexto y desarrollarse sobre la base de una planificación. Primero hay que transpirar. 

Luego nos encontramos con que existen diferentes tipos de planificaciones. Se puede planificar, digamos, en el corto plazo. A esto le denominamos planificación operacional o táctica, la cual resulta de poner en marcha y ejecutar de acuerdo a lo que se ha planificado a largo plazo. Lo operacional se materializa en procedimientos, presupuestos, programas, reglamentos. Los planes operacionales custodian la rutina diaria, sirven para asegurar que cada uno esté cumpliendo su rol.

Pero todo esto se supedita a otro tipo de planificación, que es el plan anual. Estos a su vez pueden contener objetivos que van a un plazo más largo, pero es realmente recomendable planificar el año. Estos planes se adecuan al presupuesto establecido para el año y contemplan todos los productos y/o servicios que comercializa la empresa.

De este modo, debes saber que al planificar el 2021 el trabajo no termina. Todo eso que te propongas (objetivos claros) y priorices (enfoque) luego debe ejecutarse en el día a día (disciplina). Y el día a día también se planificar.

Tags: , , , , , ,